Fe, Razón e Historia

17 diciembre 2006

 

 

Vidas romanas. Treinta y tres personajes de la Roma eterna *

 

 

Roma es sinónimo de universalidad y permanencia. Siempre ha sido una ciudad sugerente para escritores, artistas y todos aquellos que han sucumbido a su “misterio” como es el caso del autor de este libro.  La obra pretende ser una ventana abierta a veinte siglos de historia romana por medio de una ficción literaria que intenta re-crear el estilo y el pensamiento de treinta y tres personajes de todas las épocas que tuvieron algo que ver con Roma. Están escritos en primera persona, con unos textos en forma de reflexión, de carta u oración en el que se reflejan sus peculiaridades, sus problemas y sus sueños. Como anécdota curiosa, el autor me refirió que un medio de comunicación reprodujo un fragmento del libro pensando que era de Chesterton, si bien luego el error fue rectificado.

 

Y es que en Vidas romanas aparecen, entre otros y en deliberado desorden cronológico, Goethe, Cristina de Suecia, Chesterton, Petrarca, Velázquez, Tasso, Caravaggio, Miguel Angel, Marco Aurelio, Liszt, Chateaubriand, Pío XII, Juan XXIII... De ahí que esta pequeña obra sea un ejercicio de erudición, pues cada uno de ellos aparece situado en su marco histórico, y muy acertadamente se incluye al final un apéndice biográfico para que el lector sepa quién habla en cada caso. El resultado está a medio camino entre el ensayo y la narrativa, y hay además un eje conductor en el que novelistas, artistas, músicos, poetas, papas y políticos se sienten interpelados en cualquier época a definirse frente al cristianismo, sobre todo en esa “Roma donde Cristo es romano”, según afirma Dante en La Divina Comedia. Estos textos reflejan un afán de búsqueda, tanto desde la fe como desde su carencia; y en no pocos casos observaremos que la actitud de un gran número personajes ante cuestiones trascendentales no es la de un sí – o un no- rotundo sino la de un sí a medias. No es un retablo de vidas ejemplares, pues abundan tanto las luces como las sombras. Si nos paramos a pensar, nos daremos cuenta que no sólo son personajes históricos sino también seres humanos reales, con opiniones y actitudes quizás similares a las de quienes conviven con nosotros. 

 

EVARISTO DE VICENTE

 

* Antonio R. Rubio Plo, Vidas romanas. Treinta y tres personajes de la Roma eterna, Rialp, Madrid, 2004, 229 pp., 10,50 €.

 

 

 

    

 

 

Página principal

darfruto.com