Las artes del hogar

22 septiembre 2008

 

 

Texto: Pablo Prieto

 

Oración para ofrecer el trabajo doméstico

 

OH DIOS, que por medio de tu Hijo nos preparas la morada del Cielo y el banquete del Reino, acepta estas labores que me dispongo a realizar en tu presencia, para que por ellas mi casa se convierta en umbral de la tuya y remanso de paz donde tú, como el padre de la parábola, acojas siempre nuestro retorno y nos invites a la fiesta de tu misericordia.

 

JESÚS, que en Nazaret colaboraste con María y José en las faenas del hogar y que prometiste el Cielo a quienes te alimentan, visten, y atienden en la persona de los más humildes, enséñame a verte en los miembros de mi familia, y a servirte en ellos con la limpieza, el orden y el adorno de mi hogar, con la comida que preparo, la ropa que cuido, la educación que imparto, el dinero que administro, y tantas cosas más.

 

SEÑOR ESPÍRITU SANTO, Divino Huésped, inspira mi trabajo para que sea manifestación externa de lo que haces tú en la intimidad de nuestra alma, labrándola sin cesar con tu gracia y embelleciéndola con tus dones. Hazme vivir el hogar en su auténtica grandeza, como encarnación de la familia, escuela de humanidad, foco de cultura y lugar de encuentro contigo. Enséñame a conjugar los talentos que me has dado, y a promover la colaboración de toda la familia, de modo que este trabajo sea signo y fruto de la comunión que formamos.

 

MARÍA SANTÍSIMA, Reina del Cielo y Esclava del Señor, tú que criaste a Jesús en la casa de Nazaret, hazlo crecer también en la mía, de modo que mis familiares lo sientan cerca y lo amen cada vez más. Que contigo, Madre mía, aprenda yo el oficio doméstico y aproveche sus posibilidades de enriquecimiento personal y su misteriosa virtud de salvar y sostener almas. Que yo sepa desempeñarlo con competencia, creatividad y orgullo, sabiendo que es germen y pedagogía de todas las profesiones. Y que lo viva como tú en Nazaret, demostrando que servir es reinar, y que la verdadera soberanía interior sólo se alcanza dándonos a los demás en las cosas pequeñas de cada día.

 

DIVINA ADMINISTRADORA de la Gracia y Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros. San José, Jefe de la casa de Nazaret y Maestro de Jesús, intercede por tus hijos. 

 

AMÉN.

 

Página principal

darfruto.com

22 de septiembre de 2008