Echar raíces

19 de marzo de 2011

 

           

En las parábolas evangélicas abundan más las plantas que los animales. Ciertamente somos en labios de Cristo la oveja perdida, pero también la semilla, la espiga, la higuera, el árbol de mostaza y el sarmiento. Las características del vegetal, que lo hacen tan apto para representar al hombre en su relación con Dios, son dos: su lento y paulatino crecimiento y su “dieta” peculiar, que combina luz y tierra. Estos elementos simbolizan los modos, tan diversos y complementarios, que tenemos de unirnos a Cristo: crecemos en Él, como nuestra tierra, desde Él, como nuestra raíz, y alimentándonos de Él, nuestra luz nutritiva. Pero necesitamos incorporarlo mediante esa especie de fotosíntesis que tiene lugar en los sacramentos y la oración. Allí se hace presente el Espíritu Santo vivificándonos desde dentro con la savia sabia de su gracia.

 

 

Textos: Pablo Prieto

 

●   Adentrarse en Cristo

●   Nacimiento e infancia de Jesús

●   Los reyes magos

●   Virgen y Madre

●   Iglesia, mujer, hogar

●   La tempestad calmada

●   La piscina de Betzatá

●   La plaza y la viña

●   El salto de Bartimeo

●   Zaqueo

●   La Hemorroísa

●   La Samaritana

●   La Cananea

●   Getsemaní

●   El Calvario

●   Dar doctrina

 

   

  

  

Principal | Sobre este sitio | Documentos | Libros | Echar raíces | Enlaces | La plegaria y la ofrenda | Amistad de calidad | La esperanza y el deseo | Dios y las artes del hogar | El hombre viejo | Charlas y meditaciones | Recursos para orar | En cristiano | Fe, Razón e Historia | Estética de la vida cotidiana | Pensar en complementario | Imagen y presencia personal | Inventando el hogar | Apuntes | Colaboraciones |

La última actualización de este sitio fue el: 19 de marzo de 2011

  
Contador gratis